miércoles, 19 de junio de 2013

De sangre fría

El principio es muy prometedor: los cuerpos levemente estrechados, su mano en la nuca, los labios húmedos, el aliento tan fresco y dulce. Todo correcto, incluso más que eso. Pero al recorrerle la oreja y luego el cuello se topa con una piel erizada o tal vez granulosa. Le vienen a la imaginación las escamas de los peces, los horribles lagartos, la fauna de las Galápagos. Entre suspiros oye o cree oír un silbido sinuoso, largo y aterrador. Se detiene; ella también, como si estuvieran al acecho. Improvisa una excusa y emprende la fuga. Ella no puede creerlo. Sus pupilas, apenas una línea, lo traspasan con la frialdad de los ofidios. 


5 comentarios:

  1. Suspiro, susurro, bisbisea, serpentea, musita, silbido, sinuoso, escamoso, membranoso, áspid, saurio ,excusas, fugas.
    Siempre me gustaron las aliteracionesss

    ResponderEliminar
  2. SSSSSSSSSíp.
    ¿Qué tal tus días, Anónimo? ¿Mejor ya? ;)

    ResponderEliminar
  3. Mis días? Me temo que me confundes con otro anónimo. No suelo tener "esos días" :)

    ResponderEliminar
  4. Benito, dile al que salió huyendo, que no tema a un simple ofidio, pues mucho más veneno tenemos los humanos, jajaja...

    ResponderEliminar
  5. Bueno, él no sabría que lo único frío en la mujer son los pies.

    ResponderEliminar