viernes, 14 de junio de 2013

Expatía

  Como la telepatía ya está demostrada, afirmó el psicólogo, me propongo demostrarles la expatía. Calló unos segundos antes de resumir la cuestión de fondo. Vino a decir que la expatía permite no ya entrar en la mente de los demás, sino ser escaneado o ser leído por los otros como un libro abierto.
   Él mismo pensaba demostrarla allí, delante de todos nosotros. Extrajo unos electrodos y se los conectó a la cabeza. Los ordenadores estaban ya dispuestos. Al acabar la operación nos miró abriendo los brazos, como si hubiera terminado unos malabares complicadísimos. Desde luego, fue todo un éxito: nada, absolutamente nada, quedó oculto. Bostezamos.

16 comentarios:

  1. En efecto, acabado el misterio se instala el aburrimiento.

    ResponderEliminar
  2. La incertidumbre es la sal de la vida. :)

    ResponderEliminar
  3. Oye Benito, eso de que los demás sepan lo que estamos pensando de ellos o sobre cualquier cosa puede ser muy peligroso, ¿verdad?. No siempre podemos ser sinceros...jajaja.

    ResponderEliminar
  4. Esto de la telepatía en el cine se lo han tomado a chota ("¿En qué piensan las mujeres?", la de Mel Gibson, la recuerdo divertida) o más que en serio ("Scanners", la de David Cronenberg). Recuerdo también un relato de terror en que el personaje se volvía loco escuchando las voces de los demás, sin desearlo. Que haya una cortina corrida entre los demás y nosotros, un telón que se levanta sólo a ratos y nunca del todo, habría que considerarlo una bendición, además de condición indispensable para la incertidumbre y el misterio del que hablábamos, ¿no? Seguramente, es mejor no saberlo todo. ;)

    ResponderEliminar
  5. ¿Y quién puede afirmar que sabe todo sobre sí mismo? Si no podemos afirmar algo tan aparentemente sencillo, tampoco podremos "escanear" a los otros. Hipotéticamente, cuanto más ambicionáramos saberlo todo más necesitaríamos del conocimiento y de la experiencia vital, y eso sólo nos llevaría a una mayor incertidumbre... no es suficiente con una vida. Tal vez, si admitiésemos esta presunción fantástica seríamos más tolerantes con nuestros pensamientos y con los de los demás ¿o puede que no?.

    ResponderEliminar
  6. Si al que escaneamos es un chino, nos vamos a quedar casi igual, porque nos faltará el lenguaje. Tiene que haber similitud y, como tú dices, autoconocimiento para poder comprender al otro.

    ResponderEliminar
  7. Rectifico, si falta interés por descubrir insondables misterios se acomoda el aburrimiento.

    ResponderEliminar
  8. Es verdad, Anónimo, tiene que ser muy aburrido escanear una calabaza ;).
    Benito, entonces, ¿el pensamiento, el razonamiento ES lenguaje? Precisamente andaba esta mañana discutiendo el tema con mi compañero Antonio S.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. “El lenguaje es la casa del ser. En su morada habita el hombre. Los
    pensadores y poetas son los guardianes de esa morada" (Heidegger: Carta sobre el Humanismo).
    Una de las frases más famosas de Martín H. De todos modos, hay muchos lenguajes, y yo no veo por qué los guardianes tienes que ser los poetas y los filósofos en lugar de los pintores y los científicos, por ejemplo...

    ResponderEliminar
  10. ¿Y dónde encuadrar la metáfora, a mi parecer básica para la cognición? ¿cuál es su estado primigenio? ¿cuerpo o pensamiento?

    ResponderEliminar
  11. Este cuentito que iba sobre calabazas levanta discusiones filosóficas, qué cosas ;) Se diría que el lenguaje es metafórico en sí mismo, y las metáforas básicas son corporales y naturales. Pensemos en los niños. Cuanto más se separan de ese origen, más "culturales" se vuelven, y también más artificiales, complejas y abstractas. Al menos eso dicen Emerson, Nietzsche, Musil... Si hay que elegir entre cuerpo y pensamiento, pues... yo voto por el cuerpo.

    ResponderEliminar
  12. Aunque pretendan emanciparse, el cuerpo piensa y el pensamiento encuerpa ;)

    ResponderEliminar
  13. "El pensamiento encuerpa", qué bueno ;)
    En el fondo es así, no podemos ser de otro modo.

    ResponderEliminar
  14. Es verdad, será un cuentito con todos sus ingredientes, tipográficamente lineal, comprensible, ameno... pero da que pensar porque el cuento, al ser metáfórico, no está acabado, continúa en la mente del lector y hace saltar las liebres más insospechadas, las que habitan ocultas en nuestro cerebro.
    Imagínate que al final de Expatía, con letra pequeña pusieras: "Si has leído este cuento sabré qué pensamientos ha generado en tu cerebro". ¡Dios mío, qué sobresalto! La sensación sería tan física que de momento apagaría el ordenador ante semejante invasión de la intimidad por no decir que permanecería en el aire la terrible sospecha de ser aburrida o incluso una calabaza! ;)
    En resumen: disfrutamos de tus cuentos. Las Babayagas te mandan un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Benito, ¿imaginaste en algún momento la que ibas a "liar"(en el buen sentido de la palabra, claro) con este minicuento de las calabazas (Cucurbita pepo L.)?
    ¡Chapeau! ;)

    ResponderEliminar
  16. Una de mis verduras preferidas, la cucurbita pepo L. Muy rica.

    ResponderEliminar