lunes, 12 de agosto de 2013

11/12 - VIII - 2013

   Antes creía que las rancheras eran obras populares con una larga tradición, que habría muchos compositores e intérpretes, aun dentro de un estilo y de un tipo de agrupación con instrumentos y atuendos peculiares. Pero no. Se ve que no me había calado lo suficiente el cine de Almodóvar, nunca indagué en este género más allá de "El Rey" en versiones de tonadilleras españolas o de aquella época hace años en que escuchaba a María Dolores Pradera mientras hacía la comida. Pero nunca es tarde, y hoy he visto Cuando vuelvas a mi lado (1999), la película de Gracia Querejeta, y en una de sus escenas alguien interpreta más bien regular "Tu recuerdo y yo". La he encontrado gracias al Dios Google, después de poner unas palabras de la letra. Se trata de una ranchera original de José Alfredo Jiménez (1926-1973). Por supuesto que tiene entrada en la Wikipedia. Por otro lado, en Grooveshark hay una lista más larga que un brazo con distintas versiones de la canción, y otra aún mayor con las obras más conocidas del compositor mejicano. No hay que buscar más: ahí están todas. La Ranchera es José Alfredo Jiménez, autor de "El Rey", "Te solté la rienda", "Que te vaya bonito", "El caballo blanco", "Para todo el año" y todos esos lamentos que lleva uno escuchando toda la vida e incluso tarareando en ocasiones. Poesía popular, sencilla, muy efectiva, que ha merecido la edición en papel con prólogo de Carlos Monsiváis, y que con sus amargas quejas por el mal de amores y sus elogios del tequila resulta de una deliciosa incorrección política. José Alfredo murió a los 47 años de cirrosis, alcoholizado, y a juzgar por su obra debe de ser uno de los hombres más cruelmente maltratado por las mujeres que ha habido, pero también parece un espontáneo seguidor de Ovidio, de los que han aprendido a remediar las penas con poesía, tequila y fama.


No hay comentarios:

Publicar un comentario