viernes, 16 de agosto de 2013

16 - VIII - 2013

   Al taxista de anoche no hubo de gustarle que a su ilusionado comentario sobre la proximidad de la feria le contestara con voz gangosa que a mí eso no me gusta. Fui cauto (a pesar de todo), no le dije que me importaba un bledo, cuando la verdad es que me importa un bledo y además me molesta. Pero no hubo de gustarle porque, después de cinco silenciosos minutos de carrera, me clavó 15 euros por un trayecto que en igualdad de condiciones (tarifa festiva y nocturna) siempre ha costado en torno a 10. Es gracioso, no me quejo. Incluso da pie para decir que así es Málaga, un lugar donde rivalizan por igual ilusiones y venganzas, acercamientos y rechazos, amabilidades y estafas. En la feria sólo hay de lo segundo, más ruido y achuchones. Si en un bar corriente la pota en lugar de calamares o la tortilla del mercadona sería motivo de queja, en un antro de la feria es algo así como un destino seguro, y hasta habrá que mostrarse agradecido por tener una silla a los pies de los caballos. La glorificación de la sevillana, la fritanga y el rebujito tampoco ayudan a que me apasione el real, pero sobre todo es la masificación y el escándalo, las vomiteras y el olor a orina lo que me hace huir de ella, e incluso no salir apenas de casa en los diez días que dura. Que cada ciudad de Andalucía rivalice en tamaño, presupuesto y entrega con la feria de Sevilla me parece una locura, pues se diría que no hay límites, y cada vez hay más días (o esa impresión me da) y más horas, y más sitios ocupados por la feria.



8 comentarios:

  1. Pues de los Sanfermines, mejor ni hablamos....

    ResponderEliminar
  2. Dicen que es una ciudad entera de botellón... :)

    ResponderEliminar
  3. Es la madre de todas las bacanales y de todos los excesos

    ResponderEliminar
  4. ¿Más allá del bien y del mal?

    ResponderEliminar
  5. Jugar con excesos es lo que tiene, a veces hay que desechar lo que sobra.

    ResponderEliminar
  6. ¡Decrecimiento ya! ;)

    http://enpositivo.com/2013/08/el-decrecimiento-apuesta-por-la-salida-de-la-sociedad-de-consumo/

    ResponderEliminar
  7. Buenos propósitos para el nuevo curso:
    - consumir menos carne
    - consumir menos plásticos
    - consumir menos
    - invertir más energía en crecer por dentro
    - invertir más tiempo en mis hijos
    - ,,,y algunos más que no me apetece compartir :))

    ResponderEliminar