lunes, 9 de septiembre de 2013

9 - IX - 2013

   En mis inicios como fotógrafo urbano me veo un tanto alegórico. Me llaman la atención las flores descomunales, los árboles con formas equívocas, los símbolos evidentes. Sé que un buen fotógrafo capta los matices de la luz y la forma, no busca aforismos en las calles. Pero yo soy como soy, una definición que nos conviene a todos, y que no sólo tiene resonancias religiosas. Todos somos como somos, y si dejamos de ser como somos es que seremos de otra manera. Es la graciosa idea del destino, tan atractiva porque nos impide tener que enfadarnos ante las injusticias, luchar contra ellas o quejarnos. Por otro lado, nos sirve de consuelo: si algo "estaba de Dios" o escrito, ya no hace tanto daño, es inevitable: no debemos enfadarnos ni lamentar lo inevitable.

De aquí al cielo


El lado oscuro

6 comentarios:

  1. El "somos como somos" nos delata en cualquier empresa que llevemos a cabo: en una foto, en lo que decimos y en lo que no, en nuestra forma de reír o de movernos por el mundo. Se nos ve hasta detrás de un anónimo ¿no? ;)
    Por cierto, celebro lo inevitable de tu ser como eres :)

    ResponderEliminar
  2. Me azoras. Se ve que estamos entre amigos ;)

    ResponderEliminar
  3. "El lado oscuro", me gusta...

    ResponderEliminar
  4. Uf! tu lado oscuro me da zusto...jeje.

    Eres muy, pero que muy polifacético.

    Avanti!!!

    ResponderEliminar
  5. Zenkiu! No por darte zusto, claro, sino por los ánimos.
    Hoy descubro en la presentación de su cuenta en Twitter estas palabras de @SalmanRushdie
    ______________________

    In the immortal words of Popeye the Sailor Man: I yam what I yam and that's all that I yam.

    ______________________

    Me quedo más tranquilo ;)

    ResponderEliminar